Teatro como herramienta educativa: El juego

sociedad muerta

Todos los que estudiamos pedagogía, independientemente de la carrera, nos hemos imaginado alguna vez cómo será el dar una clase. Elementos como la cantidad de estudiantes, sus personalidades, intereses, virtudes. Los horarios de clase, el tiempo disponible y el perdido. La clase en sí, cómo hacerla, cómo mejorarla, etc. Todos estos factores generan un gran desafío para los futuros profesores. No solo para lograr que el contenido que entreguemos sea aprendido, sino también, interesante.

Partamos por algo que siempre pasará, no a todos ”les gustará” lo que enseñemos. Esto en el sentido de que siempre hay mayor afinidad por algo, un gusto innato, una atracción. Y debemos considerarlo profundamente no solo porque aceptemos que habrá diferencias, sino porque estaremos frente a jóvenes que, o bien pueden saber lo que quieren y gustan, o aún se están buscando. Todos alguna vez supimos que nos tocaba alguna materia, hicimos alguna mueca y dijimos: ”qué lata”. Ya basta de profes aburridos, debemos eliminar esa lata. Si la clase no es interesante, hagamos que lo sea.

Para muchos, el teatro es visto solamente como un proyecto, el primer gran arte, el show que ha de verse a modo de panorama. Y sí, lo es, pero si observamos sus características, podremos encontrar muchos elementos como por ejemplo: el lenguaje, la música, el color, la danza, la expresión oral, la interacción humana, la improvisación, etc. Elementos que fácilmente pueden conformar al teatro como una valiosa herramienta para la pedagogía.

Para tratar de explicar qué es el teatro en el aula y cómo este aporta en el desarrollo integral de las personas, corresponde nombrar algunas razones y beneficios del porqué los académicos hacen (y deberían hacer) juegos y dinámicas lúdicas en sus clases. No hay nada más serio que un juego, posee reglas, contenidos, procedimientos, objetivos, límites de tiempo e incentivos. De hecho, la única forma para que el juego funcione es que ”se lo tomen en serio” . Aceptémoslo , excepto en casos particulares, lo que el profe dice, se hace. Tendremos un poder enorme sobre nuestros hombros, y es nuestro deber hacer uso de este de buena manera. Aquí las razones:

  1. Los juegos integran y valoran la diversidad dentro de un grupo…

Los cursos se han vuelto mucho más diversos, tanto a nivel de conocimientos previos como por los niveles sociales, culturales, étnicos y generacionales de donde vienen sus integrantes. La formación a través de juegos trata de atender y considerar los diferentes estilos de aprendizajes, integrando y probando métodos creativos. Pero sobre todo se adapta a las diferencias de los participantes, especialmente de sus ritmos y estilos de aprendizaje.

  1. Los juegos facilitan la participación de estudiantes introvertidos…

En general, los alumnos más introvertidos suelen desear que los trague la tierra cuando están obligados a participar respondiendo una pregunta o resolviendo un ejercicio delante del resto de sus compañeros , lo que genera un bloqueo emocional y posteriormente una pérdida en su potencial de aprendizaje. Por lo mismo, los juegos permiten a todos los alumnos integrarse e involucrarse al poder participar en grupos pequeños que evitan el verse expuestos frente a todo el curso.

  1. Los juegos vinculan la educación con el entretenimiento…

Las experiencias entretenidas son las más valiosas, y las que más se recuerdan. A la hora de entregar conocimiento y de focalizar a los estudiantes en una tarea, los procesos de formación tienen un gran desafío. Además, con el desarrollo de la tecnología es más difícil captar  la atención de los alumnos. Es necesario ofrecer recursos y actividades que sean atractivas y que integren diversidad de estímulos, un mayor dinamismo y una activa participación de los alumnos.

  1. Los juegos promueven la interacción entre sus participantes…

Una estrategia aprobada para un aprendizaje eficaz  es alentar a los participantes a aprender unos de otros, o sea, potenciar el aprendizaje colaborativo entre pares. Muchos juegos ayudan a potenciar este paradigma y a desarrollar competencias y habilidades personales y sociales. Por ejemplo, cuando un participante avanzado enseña a un principiante, ambos ganan en su dominio de nuevas habilidades y conocimientos, tales como la capacidad de diálogo, tolerancia a distintos puntos de vista, trabajo en equipo, entre muchas otras, además de exacerbar  la complejidad del razonamiento y la profundidad de la comprensión.

Pero además del dominio de nuevas habilidades y competencias, esta interacción ayuda a mejorar algo que quizás sea lo más importante: la virtud. A lo largo de los años, los casos de bullying son innumerables en las escuelas. Sea entre alumnos, de alumnos a profesores, de profesores a alumnos (sí, ha pasado). Creo que lo más importante de la vida en la escuela y en cualquier institución educativa, incluso más que aprender, es pasar un buen rato, divertido, de buenas vibras y en relaciones respetuosas. Cosas como ser empático, respetuoso, generoso, prudente, entre otras; son tan fáciles de decir que parece pan comido enseñarlo, pero no es así. Enseñar la virtud es el mayor desafío que puede enfrentar el docente, y creo que aquellos que lo hacen, son los más nobles. Insisto, el profesor tiene un poder tremendo, a tal punto que puede llegar a ser más cercano aún, que un propio padre o una madre. Sí, Las costumbres las aprendemos en el hogar, en la familia. Pero veámoslo, el primer cambio verdadero en la vida de un ser humano después de la familia, es en la escuela, y las didácticas y tratos sociales que se dan en esta, sí, pueden transformarla en un segundo hogar, pero también, en un infierno. Seamos creativos, usemos nuestro corazón generoso y la fuerza de nuestro espíritu, juguemos.

Para concluir, en la actualidad, el currículo de Educación Básica y Media se vincula con el desarrollo y práctica del teatro a través de la asignatura de Lenguaje y Comunicación, además de estar presente como taller en las actividades extra-programáticas. Sin embargo, no existe como ramo obligatorio, a diferencia de arte y música. Hace algunos meses, la cámara de diputados aprobó el proyecto que busca implementar el teatro como asignatura de educación básica y media. Un especial agradecimiento y felicidades a todos aquellos trabajadores impulsadores del proyecto (Fundación Teatro a mil, Sindicato de actores de Chile, académicos del diplomado de pedagogía teatral de la U. Católica, entre otros). Ya basta de profes aburridos, debemos eliminar esa lata. Si la clase no es interesante, hagamos que lo sea.

Escribe en los comentarios qué te pareció el artículo. Cuéntanos qué otra razón o beneficio te parece importante sobre las temáticas lúdicas en el aula, además de cualquier opinión sobre cómo abordar el gran desafío que tendremos los profesores: Hacer una clase.

Por Bruno Vidal

*Estudios de Juan Luis Cordero, psicólogo educacional e investigador de Elige Educar (de donde se tomaron las razones) si quieres saber más, click aquí:  http://eligeeducar.cl/15-razones-para-implementar-juegos-y-dinamicas-ludicas-en-tu-clase

*Aquí la noticia completa del proyecto: http://www.t13.cl/noticia/nacional/camara-pide-incluir-al-teatro-como-asignatura-en-basica-y-media

 

Comenta

Be the first to comment on "Teatro como herramienta educativa: El juego"

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.

*